Lengua Castellana

Alberti, te amo

La verdad es que me lleveuna grata sorpresa cuando me entregaron mi examen de teoría, os pongo en situación, nosotros teníamos el examen justo a la vuelta del puente de la Constitución pero lo cambiamos un día, en vez de para el Lunes, para el Martes, porque todos sabemos que en esos puentes no se hace nada nunca… Pues resulta que una semana antes de ese examen, es decir, en el puente, me dio un brote de alergia tanto en un brazo como en  las dos piernas, era bastante incómodo así como doloroso, por lo que pedí una cita médica, ADIVINEN para qué día, pues SI para el Martes, porque yo supuestamente tenía el examen el Lunes… Pues eso, que me lo perdí. Mi examen quedo aplazado hasta el Viernes y lo haría con los de A. Para mi sorpresa y alegría, Bea nos puso el examen (el de A) demasiado fácil en comparación con el examen de B (el que debería haber hecho) así que más suerte imposible.

Nuestro examen se resumía en: si te sabías el primer tema, aprobabas, Pedro Salinas, mi amada Generación del 27, el Romancero Gitano de mi García Lorca, una obra que teníamos que analizar de Valle-Inclán (el odioso esperpento) y una obra que yo ya me había leído varias veces y que tengo que confesar que si no estás muy puesta en el tema, no te enterabas de mucho, ya que era difícil aplicar la escasa teoría de Alberti al poema.

ALBERTI

Os dejo aquí con el poema de Rafael Alberti (uno de mis favoritosy el poema del examen):

Madrid, corazón de España,
late con pulsos de fiebre.
Si ayer la sangre hervía,
hoy con mas calor le hierve.

Ya nunca podrá dormirse,
porque si Madrid se duerme,
querrá despertarse un día
y el alba no vendrá a verle.

No olvides, Madrid, la guerra;
jamás olvides que enfrente
los ojos del enemigo
te echan miradas de muerte.

Rondan por tu cuello halcones
que precipitarse quieren
sobre tus rojos tejados,
tus calles, tu brava gente.

Madrid: que nunca se diga,
nunca se publique o piense
que en el corazón de España
la sangre se volvió nieve.

Fuentes de valor y hombría
las guardas tú donde siempre.
Atroces ríos de asombro
han de correr a esa hora,
si esa mal hora viniere
-hora que no vendrá-, sea
más que la plaza mas fuerte.

Los hombres, como castillos;
igual que almenas sus frentes,
grandes murallas sus brazos,
puertas que nadie penetre.

Quien al corazón de España
quiera asomarse, que llegue.
¡Pronto! Madrid está cerca.

Madrid sabe defenderse
con uñas, con pies, con codos,
con empujones, con dientes,
panza arriba, arisco, recto,
duro, al pie del agua verde
del Tajo, en Navalperal,
en Sigüenza, en donde suenen
balas y balas que busquen
helar al sangre caliente.

Madrid, corazón de España,
que es de tierra, dentro tiene,
si se le escarba, un gran hoyo,
profundo, grande, imponente,
como un barranco que aguarda…
Sólo en él cabe la muerte.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s